Noticias
Tierra del Fuego

A propósito de la Ley 19.640 y De Narváez

Christian Bisso   | Periodista


Zlotogwiazda: -¿Tierra del Fuego te parece que fue una buena política o no?
De Narváez: -Lo fue en su momento, yo creo que hoy no tenemos capacidad tributaria para sostener ese nivel de desgravación y de... déficit que cubrimos a través de...
Zlotogwiazda: -¿Y qué harías?
De Narváez: -No, yo claramente lo iría reduciendo, yo necesito ese plan de desgravación fiscal en un cordón de la Ruta 6 para generar un millón de empleos en la provincia de Buenos Aires…
Zlotogwiazda: …
De Narváez: -Tenemos que generar, precisamente donde hay, donde tiene que haber subsidios, es donde hay necesidad, y hoy lo que necesitamos nosotros es descomprimir los conos urbanos. Yo creo que en Rosario, Córdoba, indudablemente en el Gran Buenos Aires y nosotros al costado de la Ruta 6 en 180 kilómetros hacemos un programa de desgravación con parques industriales temáticos, de la alimentación, de la informática, de la metalmecánica, lo que quieras. Entonces la persona que está viviendo en Virrey del Pino, en vez de meterse dos horas y media de transporte público deficiente, tiene 20 minutos para el otro lado, tiene un trabajo genuino, en blanco y entonces comenzamos a descomprimir los conurbanos, eso es pensar en un país para los próximos 20 años, no lo puedo comparar lo que ha sido un plan de desgravación tributaria para Tierra del Fuego porque me parece que está desequilibrada la balanza…

Muchos se sorprendieron. Otros, se indignaron. En todos los casos, el tema no pasó desapercibido. Es que el reconocido periodista Marcelo Zlotogwiazda entrevistó audio a la flamante ‘adquisición’ del Frente Renovador (FR), Francisco De Narváez, quien pretende ser Gobernador de Buenos Aires y, para arrancar la campaña, lanzó un liviano análisis que mezcló demagogia y supino desconocimiento de la realidad del país más allá de los límites del siempre en boga conurbano bonaerense.

Sin muchas vueltas, De Narváez habló de suprimir los beneficios impositivos que rigen en Tierra del Fuego bajo el amparo de la Ley 19.640 para emplazar esas exenciones en zonas del país “donde hay necesidad”. Mencionó varios lugares, pero está claro que el único desvelo del referente político bonaerense es, justamente, la provincia por la que piensa competir en las próximas elecciones.

Del oportunismo político no hay mucho más para decir. Se sabe que quienes buscan posicionarse previo a un acto eleccionario, apelan a frases hechas, vacías de contenido, que suenan más a discursos oportunidad y prefrabricados que a respuestas concretas para las demandas infinitas de la ciudadanía.

Ahora lo que sí es sorprendente es que en una de sus primeras apariciones tras el acuerdo político con Sergio Massa, De Narváez haya soltado semejante declaración sin inmutarse, más aún cuando el líder del espacio que él integra firmó un compromiso en Tierra del Fuego para ‘blindar’ la Ley 19.640.

Y uno se pregunta: ¿Francisco De Narváez tomó la iniciativa por su propia cuenta o fue aconsejado por alguien a la hora de decir lo que dijo? ¿No tuvo tiempo de dialogar sobre los aspectos salientes de la plataforma del FR con el principal referente y con quien lo convocó a sumarse a esa coalición?

Si De Narváez se mandó solo, está claro que lo hizo con el solo fin de generar adhesiones y simpatías en el electorado bonaerense -pero más aún del conurbano- ávido de puestos de trabajo y oportunidades de progreso reales. Ahora, si alguien lo aconsejó para que diga lo que dijo, los fueguinos tenemos que preocuparnos.

Es probable que Sergio Massa, de recorrida por teatros de revista de Córdoba y eternas partidas de truco en las playas de la paquetísima Pinamar, no haya tenido tiempo suficiente aún para contarle a De Narváez -quien en 2003 apoyó fervientemente la carrera electoral de Carlos Menem- que en julio del año pasado, firmó un compromiso para que los beneficios de la Ley 19.640 no sufran modificaciones en caso de convertirse en Mandatario de todos los argentinos.

En aquella oportunidad, el líder del FR dijo que “para entender a la Isla hay que tener dos miradas; la mirada grande para ver qué significa para la región y la mirada más humana que tiene que ver con la persona, que tiene que ver con ese trabajador que no quiere vivir más con la incertidumbre de su empleo precario; de ese empresario o comerciante que quiere saber que ese régimen es permanente, que tiene obligaciones pero que le da la certeza que le permite invertir pensando en el futuro”.

Ese mismo día, ante un auditorio colmado, Massa expresó: “Hoy no estamos firmando simplemente un documento. Hoy no estamos firmando simplemente un acta, estamos asumiendo un compromiso que tiene que ver con llevar a la gran política esos sueños que tienen miles y miles de fueguinos que no se conforman simplemente con sobrevivir sino con vivir dignamente” y remarcó que “hoy estamos llevando a la gran política nacional el sueño de la vivienda, del hogar seguro, del desarrollo permanente y el sueño de la innovación y el valor agregado humano como parte del crecimiento nacional”.

Alguien debería explicarle a De Narváez muchas cuestiones relacionadas con la Ley 19.640, su contexto histórico y otras características que convirtieron a dicha normativa en una necesidad imperiosa de reafirmar derechos soberanos de todos los argentinos en una porción de suelo nacional que tiene trascendencia geopolítica y que sin dudas el empresario-político no logra dimensionar.

Además, alguien debería hacerle saber a De Narváez que durante los últimos 30 años, esa normativa que pretende arrancar de nuestra provincia para imponerla en otras zonas “donde hay necesidad” no ha hecho más que brindarle oportunidades de mejora a miles de compatriotas expulsados paradójicamente de muchos de esos lugares a los que ahora se pretende llegar con discursos que suenan más a ilusión que a realidad y por el simple hecho de captar un voto.

Hablamos de gente. Hablamos de personas, más allá que un empresario-político como De Narváez solo vea números. Hablamos de familias enteras que encontraron en Tierra del Fuego -y bajo el amparo de la Ley 19.640- la posibilidad de poner en la mesa familiar algo más que un plato de sopa.

También es cierto que la Ley 19.640 merece una rediscusión. Está instalada en la sociedad la idea de que los empresarios, comerciantes y formadores de precios abusan de los beneficios impositivos que no llegan a la gente. Y cuando el titular de una empresa electrónica instalada en Río Grande se niega a construir una playa de estacionamiento para los empleados de su empresa, no hace más que reafirmar esa sensación y avivar, a su vez, el debate sobre el futuro de la Ley 19.640.

Es difícil dimensionar el impacto que estas declaraciones pueden tener en el extenso proceso electoral que se vivirá este año. De Narváez dijo lo que dijo en un mes donde muchos fueguinos suelen estar bronceándose lejos de estas tierras y por consiguiente, desconectados de mucho de lo que pasa a miles de kilómetros. Y además, desde el propio espacio político que integra, presurosos, salieron a ponerle paños fríos a lo que fue, sin dudas, una declaración de principios.

Desde estas líneas solo resta hacerle unas cuantas preguntas a Francisco De Narváez. Y para ello, nada mejor que usar los propios interrogantes que Sergio Massa planteó en su discurso cuando visitó Río Grande: “¿Quién no quiere que los trabajadores de Tierra del Fuego tengan estabilidad laboral? ¿Quién no quiere que el régimen sea una herramienta permanente para el desarrollo de Tierra del Fuego? ¿Quién no quiere que le impongamos la obligación a las empresas que les garanticemos esa estabilidad pero también de apostar a ir agregando valor local para que tengamos más desarrollo y trabajo fueguino?”.


© 2013 UshuaiaTdf.com - Todos los derechoas reservados

Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina
E-mail: contacto@ushtdf.com